Los casos de malos tratos físicos han caído en la provincia de Alicante desde 1.391 en 2005 a 947 el año pasado (un 32% menos). Además, el descenso es sostenido, porque en 2006 también se habían reducido (fueron 1.104). El dato está en la memoria presentada ayer por el Instituto de Medicina Legal (IML).

«Las mujeres víctimas de la violencia machista están cada vez más concienciadas y no esperan que su agresor les ocasione lesiones para denunciarlos, sino que lo hacen cuando la violencia es verbal o no causa lesión», interpretó ayer el conseller de Justicia, Fernando de Rosa.

Ayer entró en funcionamiento la Unidad de Valoración Integral de Violencia de Género en Alicante, con atención médica.

Otro indicio de que ahora muchas de estas situaciones de peligro para mujeres se atajan en una fase inicial, según De Rosa, se ve en los 42 casos de maltratos psíquicos sobre los que se han realizado estudios psicológicos.

Sin embargo, han repuntado las exploraciones a víctimas de agresiones sexuales, que habían bajado el año anterior, y que ahora pasan de 99 a 143 y, a las de accidentes de tráficos (de 6.714 a 7.536 en 12 meses).

Extranjero, muerte natural

En total, los forenses de la provincia realizaron 1.059 autopsias en 2007 y, de éstas, una de cada cinco se practicó a foráneos, la mayoría a ciudadanos británicos y alemanes, aunque también a franceses y rumanos. Respecto al género, el 76% fueron hombres y el 21,8 mujeres.

Ese gran número de muertes extranjeras «se producen por causas naturales, ya que muchos de estos inmigrantes vienen a España con una edad avanzada», según los expertos. Precisamente, del total, 438 fueron por causas naturales.

Del total de homicidios (23 en 2007 frente a los 30 de 2006) 10 se consumaron con arma blanca, cinco por asfixia, tres por arma de fuego y cinco a golpes. Por nacionalidades, predominan los españoles (11), y de cada uno de los otros países incluidos en esta trágica estadística falleció un solo individuo.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ALICANTE