La presidenta de Reporteros Sin Fronteras España, Dolores Masana, aseveró, hoy de 10 de julio, en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander, que "
lo que no se cuenta, no sucede", y explicó que, aunque los periodistas siempre han sido víctimas en los conflictos bélicos, en los últimos años han pasado de ser "un blanco ocasional" a convertirse en el "objetivo a batir", un fenómeno que ha experimentado un "aumento exponencial año a año".

Lo que no se cuenta no sucede

Al respecto, el catedrático de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid y director del Colegio de Altos Estudios Europeos Miguel Servet de París, José Vidal Beneyto, calificó de "indecente" que no se haya logrado un "nexo de responsabilidad directa" entre el Gobierno de Estados Unidos y el "asesinato", en el año 2003, del cámara de televisión José Couso durante la Guerra de Irak.

"Fue una encerrona indecente", denunció Vidal Beneyto, que recordó que primero se alojó a todos los periodistas extranjeros que realizaban la cobertura de la guerra en el Hotel Palestina "y luego se enfocaron los tanques" hacia este edificio.

El asesinato de Couso fue 'una encerrona indecente'


Beneyto, socio fundador de El País y colaborador de distintos medios, ha sido galardonado recientemente con el IV Premio José Couso a la Libertad de Prensa, un reconocimiento por el que se mostró "muy honrado".

La presidenta de Reporteros Sin Fronteras recordó al respecto que en el conflicto bélico de Irak, durante 2007 han muerto un centenar de periodistas y colaboradores de medios de todo el mundo, de los que 56 son iraquíes, una cifra que se amplía hasta el 92% desde el inicio de la invasión por parte de Estados Unidos.

También señaló que China es "es la cárcel de periodistas más grande del mundo", con 100 periodistas, 46 de ellos digitales, encarcelados, una situación "más grave de lo que se ve desde fuera".

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SANTANDER