Burlarse de una Mona Lisa con bigotes y perilla, consagrar un urinario o venerar una rueda de bici.

Convirtieron objetos sin mérito estético en obras de arte
Con esta irreverencia, rebeldía y libertad para redefinir el arte, los amigos Marcel Duchamp ,
Francis Picabia y Man Ray revolucionaron el siglo XX creando el movimiento dadaísta de Nueva York en la I Guerra Mundial.

El gran vidrio, La fuente o Cadeau destacan entre las 300 pinturas, fotos y filmes que ahora expone el Museu Nacional d'Art de Catalunya , en colaboración con la Tate Modern de Londres , para reflejar la amistad e influencias mutuas de los artistas.

Vinculados con Catalunya

Los tres convertían objetos sin mérito estético, como un botellero, en obras de arte con las que producir «indiferencia visual, ausencia de buen o mal gusto, completa anestesia», en palabras de Duchamp.

Las estancias de éste y de Man Ray en Cadaqués y de Picabia en Barcelona, en cuyas galerías Dalmau expusieron sus obras, evidencian sus vínculos con Catalunya, ahora reforzados con esta muestra.

* Mnac (Palau Nacional. Parc de Montjuïc). Hasta el 21 de septiembre. Entradas 5,50 euros.