Las autoridades francesas han entregado hoy a tres presuntos miembros de ETA para que sean juzgados por la Audiencia Nacional, entre ellos Eneko Aguirresarobe Olagoy, al que se le acusa de haber colocado el coche bomba que el 27 de julio de 2003 estalló en el aparcamiento del aeropuerto de Parayas.

También han sido entregados Oscar Celarain Ortiz y Cristina Goricelaia, primera etarra condenada a Francia por gestionar el denominado 'impuesto revolucionario'.
También se ha entregado a España a Cristina Goricelaia, gestora del impuesto revolucionario.

Aguirresarobe Olagoy fue arrestado por la Policía francesa el 18 de noviembre de 2003 en la localidad de Saint Julien, a unos 50 kilómetros al noreste de Toulouse. Fue sorprendido por los agentes galos cuando intentaba robar un vehículo en compañía de Lander Fernández Arrinda. Ambos portaban sendas pistolas 9 mm. e intentaron huir en otro coche robado en Francia, en el que los policías encontraron documentos de ETA.

Eneko Aguirresarobe, de 27 años, nació en San Sebastián. Fue miembro del comando "Zuzen" hasta su desarticulación en diciembre de 2001. Ya en marzo de 2003, pasó a formar parte del comando "Vizcaya" como miembro "liberado". Durante ese período el citado comando cometió cinco atentados con explosivos, entre los que se encuentran tres coches bomba.

Otro de los presos entregados hoy es Oscar Celarain Ortiz, uno de los presuntos miembros del 'comando Argala' que atentó contra la casa cuartel de Santa Pola en el verano de 2002, causando la muerte de una niña y de un hombre de 57 años.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SANTANDER