Lo que durante muchos meses ha sido una realidad para bancos, instituciones económicas y el bolsillo de los ciudadanos, finalmente se ha visto confirmado: Zapatero pronunció finalmente la palabra "crisis" para referirse a la situación que atraviesa la economía en general y la española en particular.

El fantasma de la recesión se asoma a la UE y EE UU
No obstante, la batalla semántica no termina ahí. Algunos análisis de la realidad económica barruntan un futuro aún más negro que el presente, que convierta la actual "desaceleración económica" en un crecimiento negativo, es decir, que no crezca la economía sino que empiece a perder fuerza, lo que se conoce como recesión.

La palabra maldita ya está en boca de algunos. Dinamarca, cuya fortaleza económica ha sido una constante durante años, ha entrado en recesión, lo que ha activado las alarmas en la Unión Europea. Junto a ella, otros países como Irlanda, Estonia o Portugal se asoman al precipicio, según informa El País, con el que Estados Unidos lleva un tiempo combatiendo.

El PP anuncia una recesión

En España, el gobernador del Banco Central, Miguel Ángel Ordóñez advirtió este miércoles de una "recesión global", aunque se mostró optimista porque la crisis está siendo "menor de lo anticipado en marzo". Pese a ello, un informe de BBVA presentado este miércoles mostraba que durante el segundo trimestre del año el crecimiento económico estaba prácticamente estancado.

De crecer un 3,1% al 'crecimiento cero'

En cualquier caso, las constantes correcciones en las previsiones de crecimiento de la economía española son muy ilustrativas de cómo se acerca a un 'crecimiento cero', paso previo a una hipotética recesión: del 3,1% inicial se pasó al 2,3%, luego a "menos del 2%". El FMI ya advirtió que el crecimiento de nuestra economía no superaría el 1,8%.

El Gobierno, que ya ha anunciado que volverá a revisar las previsiones de crecimiento a final de mes, descarta hablar de recesión. Mientras, desde la oposición, ya se lanzan mensajes de alarma: el portavoz de Economía popular en el Congreso ha dicho que estamos "a las puertas de una recesión económica", tal y como la están advirtiendo todos los analistas "dentro y fuera de España".