Diana Coanda
Diana, en la exposición del centro de arte de Avilés.

Diana Coanda decidió dejar su país, Rumanía, y venir a España hace ocho años. Desde ayer, y hasta el 31 de julio, expone en el centro municipal de arte de Avilés una selección de los cuadros pintados en nuestro país.

Usted pinta en blanco y negro. ¿Es así como ve la vida?

No, es que hice un juramento de clausura que me impide utilizar el color. Es broma, es mi marca, mi sello personal. Empecé a reflejar algunos pensamientos en blanco y negro y luego quise profundizar más en ello.

Nació en Rumanía ¿Influye en esta elección el recuerdo de su país?
No lo sé, nunca lo había pensado, pero sí es verdad que en la escuela de Timisoara (donde se licenció en Bellas Artes) tienen una forma de pintar con colores más sobrios. Igual me ha quedado en el subconsciente. En cualquier caso, sí quiero dejar claro que también me gusta el color, y cuando lo veo en los cuadros de mis alumnos salivo.

En la exposición hay una recreación de su estudio. ¿Tiene algún mensaje?
Quiero que el público vea cómo es el entorno en el que creo los cuadros, que se hagan una idea de lo que es trabajar en una obra de 30 centímetros o en otra mucho mayor, de dos por dos metros.

¿Necesita un entorno especial para poder pintar?
Yo trabajo en casa y sólo necesito tener un entorno sincero. Esa es la verdadera razón por la que en esta muestra he recreado mi propio estudio. Quiero que el público pueda ver que soy sincera.

Aparte de que es sincera, ¿qué más nos dice de usted su obra?
Para pintar tengo que tener un cierto estado de ánimo y poder contar algo. Eso sí, en todas mis obras huyo de la poesía, que para eso existe la literatura.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE OVIEDO Y GIJÓN