Imagen de una manifestación en la pasada huelga de guionistas.
Imagen de una manifestación en la pasada huelga de guionistas. REUTERS
La industria de Hollywood respiró más tranquila después de que los miembros del sindicato de actores de radio y televisión aprobasen un nuevo convenio colectivo y alejasen la posibilidad de una huelga en la meca del cine.

La votación confirmó que los actores tienen pocas ganas de huelga
El acuerdo salió adelante con los votos del 62,4 por ciento de los afiliados de la American Federation of Television & Radio Artists (AFTRA), segundo sindicato de actores de EEUU en número de miembros.

El pulso entre intérpretes y estudios para establecer las condiciones laborales de los próximos tres años dio así una vuelta de tuerca más hacia su desenlace, casi la definitiva, que dejó muy debilitado al sindicato mayoritario, Screen Actors Guild (SAG), en su solitaria lucha por incrementar las mejoras contractuales.

SAG y AFTRA, en otro tiempo aliados frente a las productoras, escenificaron durante las últimas semanas un enfrentamiento en el que pusieron en juego su capacidad para defender los intereses laborales de los actores, una guerra fratricida que, tras la votación de ayer, planteó dudas sobre el liderazgo de SAG.

Este sindicato, que cuenta con 120.000 afiliados de los cuales 44.000 son también socios de AFTRA, trató de desacreditar la oferta de convenio presentada a los actores de radio y televisión para impedir su ratificación y llevar al límite las negociaciones con la industria.

La victoria de las posiciones de AFTRA confirmó que los actores tienen pocas ganas de huelga y llevó tranquilidad a las colinas de Hollywood, donde nadie quería un nuevo parón en el sector que todavía tiene fresco el plante de los guionistas que comenzó a finales de 2007 y que duró hasta febrero de este año.