La huelga contra la política económica y social de Alan García paraliza Perú

  • 21 policías resultaron heridos y otras 216 personas fueron detenidas.
  • Predominaron las marchas masivas y bloqueos de carreteras.
  • Durante la jornada no se han registrado "hechos que lamentar".
Manifestantes pertenecientes a diversos sindicatos y gremios sociales protestan en la Plaza Dos de Mayo de Lima (Perú). (EFE)
Manifestantes pertenecientes a diversos sindicatos y gremios sociales protestan en la Plaza Dos de Mayo de Lima (Perú). (EFE)
REUTERS
Marchas masivas y bloqueos de carreteras en diversos puntos de Perú predominaron el miércoles en la huelga nacional contra la política económica y social del presidente, Alan García, en la que al menos 21 policías resultaron heridos y otras 216 personas fueron detenidas.

A pesar de que el ministro del Interior, Luis Alva Castro, dijo que durante la jornada no se registraron "hechos que lamentar", en el interior del país se produjeron ataques violentos contra locales estatales en las regiones de Madre de Dios y Huancavelica.

Al menos 21 policías resultaron heridos durante el ataque de miles de manifestantes a la sede del gobierno regional de Madre de Dios, en la amazonía peruana, según confirmó el representante de la Defensoría del Pueblo, Humberto Cordero.

''Ley de la Selva'

Cordero señaló al portal del diario 'El Comercio' que uno de los policías resultó herido por un flechazo en un brazo y que todos los afectados se mantienen en situación estable en el Hospital Santa Rosa, de la ciudad de Puerto Maldonado, capital de Madre de Dios. "Quienes han estado involucrados en este acto vandálico son miembros de comunidades nativas, mineros y jóvenes vándalos que están aprovechando el pánico", afirmó.

La turba protestó contra la denominada 'Ley de la Selva', una propuesta que aún no ha sido aprobada por el Congreso, pero es rechazada por supuestamente facilitar la venta de tierras de las comunidades y promover la inversión privada en reforestación.

En la ciudad andina de Huancavelica otro grupo de vándalos atacó la oficina regional del programa social Juntos, destruyó los archivos y retuvo a tres personas, que luego fueron liberadas cuando un vigilante realizó varios disparos al aire. Según la emisora 'Radioprogramas', los manifestantes entraron al local gritando lemas contra el Gobierno, tras lo cual destruyeron muebles, quemaron documentos y robaron tres ordenadores.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento