Los Mossos d'Esquadra detuvieron el viernes a un hombre por herir en el cuello con una botella rota a su ex pareja, a la que tenía prohibido acercarse, tras tener una discusión en la calle Calvet de Barcelona, donde trabajaba la víctima, según confirmó hoy a Europa Press la Policía catalana.

El hombre ya había sido condenado por malos tratos
El agresor, Ernesto Alejandro N.P., un colombiano de 42 años, esperaba a su ex novia escondido cerca de su lugar de trabajo y la abordó. Tras una discusión, sacó una botella rota y se la clavó en el cuello. Además, llevaba una navaja que no llegó a utilizar, según avanzó hoy el diario 'El Mundo'.

El conserje del edificio pudo detener al hombre para evitar que continuara agrediéndola, aunque consiguió huir poco después. La víctima fue atendida en un primer momento por una patrulla de los Mossos y posteriormente fue trasladada a un centro hospitalario.

La Policía catalana pudo detener al presunto agresor después de recibir la llamada de un vecino que vio a un hombre sospechoso en la Via Augusta. El hombre, quien ya había sido condenado por malos tratos y tenía una orden de alejamiento en vigor, se negó a declarar en comisaría.

El Juzgado de Violencia Doméstica número 3 de Barcelona en funciones de guardia decretó esta tarde la prisión provisional para el detenido a quien imputa los delitos de homicidio en grado de tentativa, quebrantamiento de la orden de alejamiento --en varias ocasiones, aunque la víctima no lo denunció-- y amenazas. Las diligencias seguirán en el Juzgado de Violencia Doméstica número 2, que es el que llevaba el caso.