Un catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad de Murcia, F. A. E., ha sido condenado por el Juzgado de lo Penal número 2 de Murcia a pagar 9.000 euros de indemnización y 3.600 de multa, tras ser declarado culpable en un caso de acoso sexual a una compañera de trabajo entre 2001 y 2003.

La sentencia considera probado que el acusado le tocó un pecho a su compañera, aprovechando que ésta le había dejado que tocara su barriga por estar en estado de gestación. Además, besó «furtivamente» la comisura de los labios de la demandante, en una ocasión en la que se encontraban solos.

El acoso se completaba con proposiciones sexuales como: «¿Tú no querrías nada conmigo?», «¿Y tú no estarías dispuesta a nada?», «Me pasaría el día entero contigo» o «Me gusta tu cuerpo, me gusta verte, me gustaría tenerlo, aunque fuera poco».

Según recoge también la sentencia, el acusado realizó también insinuaciones «sobre las negativas consecuencias que tendría para la trayectoria profesional de la demandante no acceder a sus pretensiones».
La víctima del acoso sufrió «tensión psíquica, expectación ansiosa y temor» por la situación a la que estaba sometida en el trabajo.