«Llevo más de treinta años como carnicero, mis padres ya lo eran. Es un trabajo sacrificado en cuanto a horarios, así como de aguante. Dentro de unos años no se que pasará», explicó Ángel Hernández, quien tiene una carnicería en el centro de Valencia pero tiene dudas sobre la continuidad de su tienda.

El último catálogo de ocupaciones es del tercer trimestre de 2008

El trabajo que desempeña Ángel es considerado como de difícil cobertura, o lo que es lo mismo, el Servicio de Empleo Público (Inem) tiene dificultades para encontrar a alguien que quiera trabajar en el puesto que solicitan. En esta situación se encuentran otras 115 ocupaciones.

La provincia de Valencia es la región de España dónde más vacantes hay en lo que a trabajos de difícil cobertura se refiere, así lo revela el último catálogo hecho público por el Inem correspondiente al tercer trimestre de 2008.

Los puestos de trabajo más llamativos son preparador de pizzas, mayordomo de buque, matarife de aves y conejos, calderetero, reparador de bicicletas o panadero. Desde el gremio de panaderos de Valencia, su presidente, Vicente Martínez, explicó a 20 minutos, «es un sector que está sufriendo a la hora de cubrir puestos vacantes. Se trata de una profesión muy sacrificada. Hay que levantarse a las cuatro y se trabajan muchos días».

Madrid sigue de cerca a Valencia con 104 ocupaciones vacantes, Girona, Barcelona, y Murcia con 86, mientras que Badajoz es la que menos sufre, sólo tiene dos.

Nadie quiere ser domador de circo 

A parte de haber un listado de profesiones de difícil cobertura, el Instituto de Empleo también tiene en su poder un listado de profesiones a las que no se apunta nadie, aquí Valencia se encuentra a mitad de la lista con 57. Las que más llaman la atención son domador de circo, titiritero, y ventrílocuo. En el mundo de la música nadie quiere ser contratenor o mezzosoprano. Pero en relación a la cantidad se llevan la palma las ofertas de trabajo de especialidades médicas en angiología, o nefrología.  

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALENCIA