Invitadas de blanco
Eugenia de Silva y Ana Botella, de blanco riguroso (Fotos: Korpa). KORPA

Las mujeres consideradas más elegantes de Europa han decidido emprender una cruzada contra uno de los principales mandamientos que rigen el código de la invitada ideal a una boda: vestirse de blanco. Madrinas, cuñadas y hasta mejores amigas lo han incluido ya en su vestuario de fiesta.

La última fue Isabel Preysler, quien el pasado fin de semana lucía un espléndido vestido y chal a juego con el de la novia, Claudia Guasch.

No es la única. Desde la supermodelo Eugenia Silva impresionante en la boda de Bosco Ussia y Alejandra de Borbón a la concejala y esposa del ex presidente del Gobierno José María Aznar, Ana Botella, y su hija, Ana Aznar, lo han utilizado, estas últimas para presenciar el "sí quiero" del empresario italiano Flavio Briatore .

Lo que antes era una falta de etiqueta, ahora se ha convertido en moda. Por eso Carmen Alcayde no se cortó en aparecer ufana y nívea en el enlace de Belén Esteban.

Qué dice la etiqueta

Por su parte, los coordinadores de la Escuela Internacional de Protocolo y del portal protocolo.org coinciden en que no existe una norma oficial escrita que impida a las invitadas a una boda vestir de ese color. Sin embargo, indican que hay convenciones sociales que lo desaconsejan, aunque sí aprueban los colores claros.