Selectividad
Varios estudiantes, durante la prueba de selectividad.
La nueva selectividad, que está previsto que comience a aplicarse en junio de 2010, tiene el objetivo de dar al estudiante "más posibilidades de elección", así como de ser una prueba más especializada y enfocada a la carrera que se quiera estudiar.

Así lo ha afirmado este miércoles la secretaria de Estadio de Educación, Eva Almunia, durante la presentación de la misma. El nuevo sistema de acceso a la Universidad, en lugar de una única prueba formada por cinco exámenes obligatorios de los que se hace una media, constará de dos partes.

La materia de los exámenes optativos la elegirán los propios estudiantes en relación con su futura carrera
La primera de ellas será general y estará formada por
cuatro exámenes obligatorios (uno menos): lengua castellana y literatura, lengua extranjera, historia y filosofía (y en su caso las leguas cooficiales).

La segunda parte (específica), en la que radica una de las novedades más importantes, será una prueba optativa para subir nota. Así, el alumno tendrá la posibilidad de realizar de manera voluntaria un máximo de tres exámenes tipo test para subir hasta en dos puntos la nota media de la parte obligatoria. La materia de estos exámenes la elegirán los propios estudiantes en relación con su futura carrera.

Otra novedad importante, aunque no empezaría a aplicarse hasta junio de 2012, es que la prueba de idioma extranjero incorporará un examen oral.

Subir nota siempre que se quiera

La nueva selectividad contempla que las dos fases se desarrollen una a continuación de la otra, aunque el alumno tiene la posibilidad de presentarse siempre que quiera a la fase específica, para cambiar de estudios o para conseguir la nota que necesita, siempre que haya superado la fase general, que no será necesario repetir.

El proyecto de Real Decreto ya ha sido enviado a las Comunidades Autónomas, universidades y sectores educativos para su debate antes de su aprobación, prevista para el comienzo del nuevo curso 2008-2009.

El aprobado se consigue con al menos un 5 de media entre todas las asignaturas, excepcionalmente se aprueba con 4, si el alumno tiene de media en el Bachiller una calificación de 6 o mayor. Las notas se calcula como hasta ahora, 60% nota del Bachillerato y 40% la fase general de la selectividad.