La Audiencia Provincial de Milán autorizó este miércoles que se interrumpa la hidratación y alimentación forzada que desde 1992 mantiene con vida a una mujer en estado vegetativo.

Se trata de Eluana Englaro, quien hace 16 años sufrió un accidente de tráfico. Desde aquel accidente, Eluana vive como un vegetal en una cama del hospital de la ciudad de Lecco, al norte de Milán. Su padre, Beppino Englaro, inició en 1999 una dura batalla legal para lograr la suspensión del tratamiento, que considera un "ensañamiento terapéutico".

Ocho años después, el Tribunal Supremo italiano aceptó el recurso del padre contra la decisión del Tribunal de Apelación de Milán de mantener la alimentación forzosa a Eluana, la misma Corte que ahora ha dictaminado que se retire la alimentación a la mujer.

El precedente de Terry Schiavo

Los jueces mantienen que la decisión de interrumpir el tratamiento era "inevitable", comprobada "la extraordinaria duración de su estado vegetativo permanente".

El caso de Eluana Englaro, en estado neurovegetativo irreversible, recuerda al de la joven estadounidense Terry Schiavo, que falleció después de que un tribunal decidiese que le fuera desconectada la sonda alimenticia que la mantenía viva, tal como pedía su marido y en contra del criterio de los padres de ella.