La Guardia Civil ha detenido a once personas, entre ellas tres trabajadores de empresas que prestan servicio en el aeropuerto de Barajas de Madrid, acusadas de introducir cocaína en España.

Se trata de la segunda operación policial puesta en marcha contra el tráfico de drogas en el aeropuerto madrileño en apenas dos semanas.

También han sido arrestados dos antiguos empleados del aeropuerto
Según ha informado el instituto armado, en la
"Operación Satélite" también han sido arrestados dos antiguos empleados del aeropuerto por el mismo delito. En la operación, los agentes de la Guardia Civil se han incautado de 14,5 kilos de cocaína.

 

El pasado 25 de junio, la Policía detuvo a un subinspector del Cuerpo Nacional de Policía y a 37 personas más, la mayoría trabajadores de diferentes empresas del aeropuerto de Barajas, acusados de tráfico de drogas y blanqueo de capitales.

En aquella ocasión, los empleados de varias empresas de asistencia en tierra y de transporte de equipaje eran los encargados de "distraer" determinadas maletas que llegaban a España procedentes de países iberoamericanos cargadas de droga, con el fin de que no fueran detectadas en los controles policiales.

En bares de copas

El subinspector de Policía detenido daba cobertura a la organización y colaboraba en ella consultando bases de datos policiales.

La mujer del policía ejercía de testaferro y regentaba junto a su marido dos bares de copas en Torrejón de Ardoz, donde se vendía droga al menudeo y se blanqueaban los beneficios de la banda.