El proyecto de remodelación del bar Laredo, concesión ahora de Robles, no fue llevado a la Comisión Provincial de Patrimonio.

La Gerencia de Urbanismo no realizó este tramite a pesar de ser obligatorio ya que se encuentra en el entorno de un Bien de Interés Cultural: el edificio municipal Laredo, según asegura la Delegación de Cultura de la Junta a Diario de Sevilla .

Fue la propia Comisión de Patrimonio, al ver las obras, la que tuvo que pedir al Ayuntamiento la información de la reforma. Una vez visto, exigió un reformado del proyecto para que se conservase el aspecto tradicional del establecimiento.

Esto no se ha llevado a cabo y Robes se escuda en que tiene licencia de Urbanismo. No se ha mantenido los antiguos rótulos de bronce, que se han sustituidos por otros.  

El Ayuntamiento asegura que tomarán medidas disciplinarias si la empresa no acata los requerimientos de Cultura. 

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SEVILLA .