La Audiencia provincial de Granada juzga a partir de hoy a un hombre de 32 años, para el que el fiscal ha solicitado la pena de 12 años de cárcel al estar acusado de provocar cuatro incendios forestales en el Parque Natural de Sierra Nevada. El fuego se provocó en el término municipal de Órgiva, entre noviembre de 2002 y abril de 2003. Se le imputan cuatro delitos de incendio forestal y una falta contra el orden público.

Más de 3 hectáreas

Aunque en principio el juicio estaba previsto para el pasado 21 de abril, el acusado no se presentó a la vista oral, por lo que se declaró en busca y captura. Así, se avisó entonces a los miembros del jurado para que no acudieran a la Audiencia ese día, cuando tenía que conformarse éste para enjuiciar los hechos.

Según el escrito de acusación, el primer incendio ocurrió en noviembre de 2002 cuando el acusado prendió fuego en dos puntos de inicio diferentes en la Hoya de Morongo, en el término municipal de Cáñar. Era una zona rodeada de una gran masa forestal de pinos, robles y matorral mediterráneo, calificada como terreno forestal.

A consecuencia de la propagación del fuego en la zona, ubicada dentro del Parque Natural de Sierra Nevada, resultaron devastadas 1,2 hectáreas. En diciembre, el acusado prendió fuego a cuatro puntos de inicio diferentes en el paraje denominado Cortijo de Las Alberquillas situado también en Orgiva, en el Parque Natural de Sierra Nevada. Allí resultaron afectadas 1,02 hectáreas de matorral, robles y castaños.

Llegó a prender fuego a once puntos en un mismo paraje
El 12 de marzo de 2003, el acusado prendió fuego esta vez mediante 11 puntos de inicio diferentes en el paraje Cortijo de las Alberquillas, lugar donde la familia del acusado posee un cortijo con ganado que éste cuida personalmente, a consecuencia del cual resultó afectada una superficie de 0,9 hectáreas. El gasto de extinción fue de 1.237 euros.

El último de los incendios se registró el 2 de abril de 2003, cuando el acusado prendió fuego nuevamente en tres puntos de inicio en el mismo paraje, resultando afectadas 0,19 hectáreas sin que ocasionara gasto alguno en extinción.

Al percatarse de la presencia policial, emprendió la huida por el barranco mientras insultaba y gritaba a los agentes, que no pudieron darle alcance. Además de la pena de prisión, el fiscal pide para el acusado una multa de 2.880 euros.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GRANADA