Mahmud Ahmadineyad
El presidente Ahmadineyad, junto a los nuevos ministros de Petróleo e Industria en Teherán. (Efe) EFE/Abedin Taherkenareh
El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadineyad, afirmó el martes que no contempla posibilidad de una guerra entre su país y Estados Unidos o Israel, a los que acusó de hacer "propaganda y guerra psicológica" contra la República Islámica. "Les aseguro que no habrá ninguna guerra en el futuro", declaró en Kuala Lumpur, donde participa en una cumbre de países islámicos en desarrollo.

El líder iraní emplazó a Washington a reparar su imagen
Preguntado por sus reiterados llamamientos a la destrucción del Estado judío, Ahmadineyad pronosticó que el "régimen" israelí se colapsará sin necesidad de intervención alguna por parte de Irán. Instó también al próximo presidente de Estados Unidos a que repare la dañada imagen internacional de su país a través del respeto a la justicia y los derechos humanos.

Ahmadineyad señaló que el actual Gobierno estadounidense, encabezado por George W. Bush, "ha perdido su prestigio y el de (Norte)América a los ojos de los otros pueblos del mundo. La próxima Administración de EEUU necesitará al menos treinta años para arreglar el daño cometido por Bush, dijo el presidente iraní en una rueda de prensa.

Repara su imagen

El ultraconservador líder iraní emplazó a Washington a reparar su imagen mediante una nueva y renovada apuesta por "la justicia, los actos humanitarios y el respeto a los seres humanos". Estados Unidos celebra elecciones presidenciales el próximo noviembre, en las que el candidato demócrata, Barack Obama, se enfrentará al aspirante republicano, John McCain.

Obama es favorable a negociar directamente con Teherán para que Irán suspenda su polémico programa nuclear, como EEUU ya hace con Corea del Norte, a lo que se opone McCain.

Ahmadineyad se encuentra en Kuala Lumpur para participar en la Cumbre del D-8, grupo de ocho países islámicos en vías de desarrollo, integrado por Bangladesh, Egipto, Indonesia, Irán, Malasia, Nigeria, Pakistán y Turquía.