Unir vacaciones y libros será la única solución para los más de 4.000 estudiantes de la provincia que este verano asistirán a clases de recuperación para poder aprobar las asignaturas que han suspendido durante el curso. Según el vicepresidente de la Asociación Granadina de Academias Privadas (AGAP), Salvador García, el número de alumnos ha bajado un 15% respecto al año pasado.

A su juicio, hay dos explicaciones para estos datos: que hayan aprobado más o que la crisis económica también se esté dejando notar.

El coste de estas clases alcanza los 120 euros mensuales
«Ir a clases de verano no es una necesidad de primer orden para una familia», asegura García. Aunque el precio de varía según el nivel educativo y el número de asignaturas, su coste puede alcanzar los 120 euros mensuales de media. La mayoría de los alumnos que recuperan son de Secundaria (hay unos 45.000 en la provincia) y tienen más de una materia pendiente. Matemáticas, física, inglés y lengua son las asignaturas que más suspenden y sus clases, las que están más llenas en las academias.

Para tener éxito en los estudios, tanto en el curso como en verano, García recomienda «trabajar un poco todos los días, marcarse un horario de estudio y cumplirlo, y no dejarlo todo para unos días antes del examen».

Los padres se implican

Hacer partícipes a los padres en el proceso de aprendizaje de sus hijos da buenos resultados en las notas, también en septiembre. La Academia Salvador implantó hace ya una década un sistema de tutorías con las familias para implicar a los padres y madres en el aprendizaje de sus hijos.

Así, pueden solicitar cita con sus profesores y reciben pautas y consejos para poner en práctica en casa. Según Salvador García, responsable del este centro de enseñanza, este mayor compromiso «aumenta el índice de aprobados». La tutoría se realiza en positivo, para favorecer la motivación del alumno.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GRANADA