El pasado viernes, la Policía Nacional, a espladas del delegado del Gobierno, Rafael González Tovar, hizo una redada contra la inmigración ilegal en Torre Pacheco. Muchos de los inmigrantes que fueron interrogados, la mayoría marroquíes, se quejan del mal trato de los agentes. Ramdan Hammaoui es uno de ellos.

¿Cómo ocurrió todo?

Yo iba paseando por la avenida de la Estación, junto a un bar marroquí, después de haber salido de trabajar. Eran las 19.00 horas. Un policía me agarró fuerte de la mano y me metieron en un autobús grande. De ahí me llevaron al Ayuntamiento, donde nos iban pidiendo los papeles, pero mientras nos tuvieron hasta la 1.00 de la madrugada retenidos.

¿Le trataron mal?

Sí, nos trataron a todos como animales. No nos dejaban hablar, no contestaban nuestras preguntas, nos decían «no me hables». No nos dieron agua, ni de cenar, ni pudimos ir al baño. Encima hacía mucho calor. A una señora que estaba con su niña de 4 años le pidieron sus papeles, pero dijo que los tenía en casa. El agente le dijo que dejara allí a la niña y que fuera a su casa a buscarlos para enseñárselos.

¿Y qué van a hacer ahora?

Atime (Asociación de Trabajadores Inmigrantes Marroquíes de España) nos ha ofrecido un abogado y vamos a denunciar lo que nos pasó el viernes.

¿Por qué cree que se llevó a cabo esta operación?

No lo sé. Es raro, porque retuvieron a todo el mundo, con o sin papeles. Seguro que hay algo detrás. No estamos en contra de que controlen a los que no tienen papeles, pero así, no.