Un policía roba 20 kg de coca de la comisaría para mantener a su mujer y a su amante

  • El agente implicado reconoce los hechos, pero su compañero lo niega y asegura que le ha implicado "para vengarse por un problema personal".
  • El fiscal pide 13 años de cárcel para dos agentes por el robo de la droga.
  • Formaba parte de un alijo de más de 500 kilos intervenido en el puerto de Valencia.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALENCIA
Uno de cada cinco europeos que consume cocaína vive en España.
Uno de cada cinco europeos que consume cocaína vive en España.

Pasaba por una "delicada" situación personal, y "necesitaba dinero" para mantener a sus dos mujeres, su esposa y su amante. Por ello, aceptó la proposición de su compañero de trabajo en la Jefatura Superior de Policía de Valencia y ambos robaron 20 kilos de droga de un alijo de 500 kilos intervenido en el puerto de Valencia y depositado temporalmente en una furgoneta de las dependencias policiales, ubicadas en la Gran Vía Fernando el Católico de la capital valenciana. Así consta en el relato del juicio celebrado este martes en Valencia, en el que

el fiscal ha pedido 13 años de prisión para los dos policías acusados de sustraer la droga. Según el relato de uno de ellos, J. L. A. G., recibió una llamada de su cómplice la noche del 29 de julio de 2006, mientras éste vigilaba el recinto de Jefatura, por lo que aceptó la proposición y se desplazó a Valencia para llevar a cabo el plan.

Una vez allí, éste le indicó dónde estaba la furgoneta, y se introdujo en ella para sustraer dos tablas de 10 paquetes de un kilo, y se las llevó en una bolsa de deportes. Después, regresó a Madrid, donde vivía, y escondió la carga en el trastero de su padre. Vendió tres kilos a un portero de discoteca, y esperaban sacar unos 600.000 euros por la mercancía, pero el 17 de agosto los detuvieron a ambos. El otro agente acusado, M. G. T., que trabajaba en Valencia, negó que urdiera el plan con su compañero, y aseguró que éste le implicó en los hechos "para vengarse", ya que le contó a su amante que éste "estaba casado". Este agente reconoció que ese día vigilaba la Jefatura, pero asegura que vio llegar al compañero desde Madrid y optó por no decir nada ante las amenazas que le profirió.

Además, asegura que su declaración se produjo "bajo coacción" y que ésta "estaba manipulada", ya que no constaba su firma, algo "que incluso yo he hecho alguna vez, igual que el 90% de los policías", aseveró en el juicio. CONSULTA AQUÍ MÁS

Mostrar comentarios

Códigos Descuento