Un joven de 25 años murió electrocutado este fin de semana en una casa de campo, situada a dos kilómetros de Binéfar (Huesca), al salir de la piscina en la que se había bañado y tocar una farola ubicada en el mismo recinto.
Trataron de reanimar al joven, que pudo respirar varios minutos antes de fallecer

Según informaron fuentes de la Guardia Civil, los hechos tuvieron lugar sobre las 06.30 horas de ayer, cuando el joven fallecido, Carlos A.F., que residía en Binéfar con sus padres, celebraba con un grupo de amigos la fiesta de cumpleaños de uno de los asistentes.

Al parecer, los compañeros del fallecido vieron que su amigo, tras salir del agua, tocaba la farola y recibía una fuerte descarga eléctrica que le dejaba enganchado al metal y sin capacidad de soltarse. Los amigos del joven consiguieron apartarlo de la farola empujándole con sus nudillos para no recibir ellos la descarga y avisaron el servicio de emergencias del 112 del Gobierno aragonés, que alertaron a su vez a agentes de la Guardia Civil, Policía Local de Binéfar y a una ambulancia del 061.

Los servicios sanitarios desplazados a la finca donde tuvo lugar el accidente, a la que se accede a través del denominado Camino de Penchat, trataron de reanimar al joven, que pudo respirar varios minutos antes de fallecer.

El cadáver del joven fue trasladado por orden judicial al tanatorio de Binéfar para serle practicada la autopsia. Tras el accidente, agentes de la brigada judicial de la Guardia Civil se desplazaron a la casa de campo para realizar una inspección ocular del recinto y valorar cómo se produjo el accidente.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE HUESCA