Barrio de Meh Sharim, en Jerusalén
Una calle del barrio de Meah Sharim, en Jerusalén, donde los ultra-ortodoxos arrasaron dos tiendas de electrónica. (WIKIMEDIA) WIKIMEDIA COMMONS

Una corte de justicia ultraortodoxa ha prohibido a sus fieles usar los MP4, aparatos que considera "instrumentos del demonio para llevar a la gente a pecar".

Los rabinos más conservadores han condenado el uso de los pequeños MP4, que ponen a disposición de cualquiera la posibilidad de ver y almacenar películas, un "vicio" que puede constituir un pecado.

Las nuevas tecnologías dan pie a la tentación y al pecado

El tribunal ha prohibido a la comunidad ultraortodoxa la utilización, venta y almacenaje de esta tecnología, y ha dado tres semanas a las tiendas para que se deshagan de sus existencias.

Dos pequeños comercios de Jerusalén, situados cerca del barrio de Meah Sharim, donde reside una amplia comunidad haredí (ultraortodoxa judía), no tendrán muchas existencias que retirar, ya que la pasada semana fueron atacadas por fanáticos judíos que rompieron sus escaparates, y destruyeron y quemaron sus pertenencias.

Muchos ultraortodoxos no tienen siquiera televisión en casa, no utilizan internet y evitan las nuevas tecnologías, instrumentos que dan pie a la tentación y pueden llevarles a incumplir los duros preceptos que rigen sus vidas.