La imagen del guerrillero Ernesto Che Guevara ya preside la glorieta de Nirvana (en el municipio coruñés de Oleiros), después de que el alcalde, Ángel García Seoane, haya inaugurado esta mañana el monumento, el segundo más grande del mundo en honor a la figura de uno de los iconos del siglo XX.

Trescientas personas escucharon las palabras que el regidor dedicó a los críticos con la obra (ha costado 180.000 euros), que Seoane resumió en un contundente: "Los fachas no tienen nada que hacer aquí". Sin embargo, una decena de personas increpó al alcalde hacia el final de un acto, en el que estuvo presente el hijo del  guerrillero.

Oposición vecinal

Seoane, que nunca ha ocultado sus simpatías por la revolución cubana, se ha convertido en los últimos días en el centro de una polémica, criticado por la oposición y algunos sectores vecinales por lo que consideran un "despilfarro que no viene a cuento de nada".

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE A CORUÑA