Parejas gays
Las denuncias se han disparado desde que se aprobó el matrimonio gay. Archivo

Madrid es la ciudad española donde más ataques homófobos se producen, con el 31% del total, especialmente en el distrito Centro, donde se dan el 18% de los casos, según el sondeo COGAM Homofobia 2008 al que se sometieron más 800 gays, lesbianas y transexuales de España.

En Madrid se vive de forma abierta, por lo que el homosexual se hace más visible y es más vulnerable

Del 93 por ciento de encuestados que aseguraron que la agresión se había producido en España, el 34 por ciento respondieron que ocurrió en Madrid, lo que sitúa a la ciudad como el lugar donde más se dan este tipo de situaciones. "Es normal que Madrid tenga el índice más alto porque también es un lugar de inmigración interna y externa de población homosexual muy grande. Es un referente para vivir de forma abierta, por lo que el homosexual se hace más visible y por tanto es más vulnerable a la agresión", señaló la autora del estudio, la socióloga Lola Martín Romero.

Y es que el 69 por ciento de los encuestados afirmó que había padecido algún tipo de ataque homófobo en su vida. En la mayoría de los casos, el 69 por ciento, la víctima fue molestada por su orientación sexual, el 33 por ciento fue acosada y en el 26 por ciento sufrió amenazas.

"Es algo cotidiano"

El sondeo refleja además cómo los ataques homófobos han aumentado en los últimos años, ya que el 60 por ciento de las agresiones citadas ocurrieron entre 2007 y 2008. "Las agresiones aumentan porque hay una mayor visibilidad. Antes se identificaba al homosexual como algo ajeno, pero los homófobos surgen ahora cuando la homosexualidad es algo cotidiano, que no responde a unos estereotipos", explicó Martín.

En el 31% de los casos el agresor es un compañero de clase y en el 11%, de trabajo

En concreto, el 49 por ciento de las agresiones se produjeron en la calle, aunque un dato relevante es que el 11 por ciento tuviese lugar en el centro de trabajo y enseñanza. En concreto, en el 31 por ciento de las situaciones el agresor era un compañero de clase. "Se sigue sin hablar de homosexualidad en las escuelas y los niños crecen con prejuicios. No se está educando en la diversidad de género", denunció Martín.

La autora destacó, asimismo, el relevante porcentaje de conocimiento de los agresores, lo que hace que los ataques homófobos se encuentran bastante relacionados con el entorno de la víctima. De hecho, el 37 por ciento de los encuestados afirmaron que conocían a sus agresores, y de estos, el 56 por ciento afirmó conocerlos bien o muy bien. Entre los agresores más nombrados se encuentran los compañeros de clase, los vecinos y los compañeros de trabajo. Incluso en el 7 por ciento de los casos se trata de familiares de la víctima.

"La Policía no se lo tomaría en serio"

Sin embargo, sólo el 11 por ciento de las víctimas de agresiones homosexuales denunció el hecho. La razón para no hacerlo fue, en el 35 por ciento de los casos, que "la policía no se tomaría en serio el asunto". De hecho, el 50 por ciento de los denunciantes cree que la policía no se tomó en serio la denuncia.