Ya está aquí el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES ), el resultado de la Declaración de Bolonia de 1999 que se comprometía con la creación de un sistema universitario común a todos los europeos. En el curso 2008/2009 arrancan 162 estudios de Grado en las universidades, los primeros títulos europeos que se imparten en España.

El proceso concluirá en el 2010/2011 cuando se produzca el apagón de las antiguas titulaciones. Ese curso ya no se ofrecerán plazas de ingreso en primero para Licenciado, Diplomado, Arquitecto o Ingeniero.

A partir de esa fecha todo serán estudios de Grado, de 4 años de duración salvo algunas excepciones. Después del Grado se podrán cursar estudios de Máster, especialización complementaria que dura 1 ó 2 años más.

La educación superior, la investigación y hasta el futuro de Europa dependen del éxito del proceso de Bolonia. Opiniones enfrentadas, los hay que ven la solución de los problemas y los que pronostican la destrucción de la universidad del conocimiento para sustituirla por la del mercado. Así se construye la enseñanza universitaria europea.

Los hay que ven la solución de los problemas y los que pronostican la destrucción de la universidad del conocimiento para sustituirla por la del mercado.

Bolonia: Es mucho más que una ciudad del norte de Italia. Es un espacio físico de más de 40 países donde todos los títulos universitarios valen lo mismo. Organizados con un sistema común de créditos que mide la dedicación del estudiante a cada materia, con títulos universitarios homogéneos y estructurados entorno a tres ciclos: grado, máster y doctorado.

Titulaciones: ECTS (Sistema Europeo de Transferencia de Créditos), es la nueva unidad de medida de los títulos europeos.

Los estudios de Grado son el primer nivel de la enseñanza universitaria y sustituyen a las licenciaturas. Durarán 4 años y equivaldrán a 240 créditos ECTS. Después se podrán cursar estudios de Máster de 1 ó 2 años y 60 ó 120 ECTS. Por último, se podrá acceder a estudios de Doctorado con el período de investigación y la presentación de la tesis doctoral.

Plazos: La Declaración de Bolonia se firma en 1999, en muchos países el proceso está bastante avanzado y la implantación se ha realizado satisfactoriamente. En España el retraso es notable. La normativa que desarrolla la Declaración no se aprobó hasta el año 2007. El curso que viene se ofrecerán títulos europeos en 16 de los 48 campus públicos españoles. En el 2010 todos deben estar adaptados.

A favor: Bolonia debe servir para modernizar los métodos de enseñanza de la mano de las nuevas tecnologías de la información. Para mejorar la formación de los estudiantes que gozarán de mayor movilidad y libertad para diseñar su experiencia universitaria. Para aumentar las salidas de los titulados. Además, Bolonia es una oportunidad para la integración política, social y económica de Europa.

En contra: La de los estudiantes ha sido una de las voces más críticas con el proceso de Bolonia pero no la única. En el centro de la polémica está la financiación de la nueva universidad. Se rechaza la mercantilización de la universidad, que deje de ser albergue del conocimiento, de la reflexión, del debate y de la crítica, para convertirse en una factoría de profesionales a demanda de las empresas.

En persona

Daniel Verdú, profesor. “El Proceso de Bolonia favorece la movilidad y las posibilidades profesionales por lo que es una oportunidad excelente para los estudiantes. La importancia de la movilidad ya ha quedado clara con el éxito de las becas Erasmus. Además, supone un cambio radical en la situación pedagógica, el peso del proceso de aprendizaje recaerá sobre los alumnos de forma más acusada. El tema económico es complejo pero creo que será difícil sustraerse al modelo universitario anglosajón y será necesaria mayor financiación privada y mejor sistema de becas.”