Un puntito agridulce para seducir

  • Llega a Cuatro la aclamada 'Dexter' donde se aborda la óptica humana de un agradable asesino en serie.
  • Repasamos la compleja moral de otros personajes televisivos como House, Shark, T-Bag o Ben Linus.
  • Dinos quién es tu antihéroe preferido de las series.

Más vídeos de Televisión en 20minutos.tv

A primera vista, Dexter Morgan tiene todos los requisitos para ser un ciudadano ejemplar: amable con los niños, perfecto en su trabajo y un novio modélico.

¿Su único problema? El impulso homicida que le lleva a matar a los criminales que han quedado impunes ante la ley. Una tarea justiciera que desarrolla por las noches como válvula de escape de sus más oscuros instintos asesinos y una imparable ansia por la sangre.

Con esta original premisa y avalada por la crítica, Dexterse estrena esta noche a las 22.45 horas en Cuatro, prometiendo no dejar indiferente a la audiencia.

Un ligero toque de maldad no parece hacerle daño a nadie y los guionistas son conscientes de que, a veces, los personajes demasiado buenos cansan. Últimamente, parece que aquellos que mejor funcionan son los que tienen altas dosis de contradicción, moral ambigua y perfiles complejos.

Seguidos por la audiencia

El espectador, lejos de odiarlos, empatiza con estos antihéroes que surgen con más deseos de enseñar sus oscuridades que de resolverlas. Uno de ellos es el ‘agradable' Gregory House quien se ha convertido en pocos años en toda una institución por el derroche de ironía y de insultos elaborados.

Si el rey de la desfachatez en la profesión médica es House, Sebastian Stark lo es en la abogacía. Apodado Shark, el implacable letrado cautiva a millones de espectadores con su arrogancia y manipulación nata.

Dentro de los secundarios nos encontramos a personajes tan carismáticos con T-Bag, el temido psicópata y pederasta de Prison Break o al intrigante y violento Benjamín Linus de Perdidos, que durante la cuarta temporada acaparó protagonismo por su faceta de héroe ambiguo.

En lo que a héroes se refiere, basta con mirar al archienemigo de Superman en Smallville, Lex Luthor, quien ha protagonizado una dura batalla interna entre la delgada línea que separa las principales razones morales.

Todos ellos tienen, en el fondo, las cosas muy claras en cuanto a las grandes cuestiones del bien y el mal. Quizás por eso cuentan con el beneplácito de la audiencia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento