Durante el año pasado 1.566.7912 turistas visitaron Bilbao y se gastaron, en total, 287,2 millones de euros. Es decir, de media, cada uno se dejó durante su estancia unos 190 euros.

Esto supone para Vizcaya un impacto de 304,8 millones en el Producto Interior Brutos (PIB), y contribuyó a mantener 6.400 empleos. Los datos, presentados ayer por el Ayuntamiento, incluyen, por primera vez, a todos los visitantes, tanto quienes se alojan en hoteles o en pisos de amigos como los que vienen a pasar el día.

Así, Bilbao es la capital más turística de Euskadi y está entre las 150 ciudades más visitadas del mundo.