El cuerpo del joven, Marcos Rodríguez Cuperos, que desapareció al caer al mar en la zona del Cabo Caneliñas, cuando intentaba recoger marisco, fue hallado sin vida por un grupo de buceadores de la Guardia Civil.

El cadáver del joven fue recuperado del fondo del mar en la zona próxima a los acantilados del Cabo Prioriño, donde se había precipitado al mar a las 14,30 horas, cuando se encontraba con su padre.

El cuerpo de la víctima fue recogido por una de las embarcaciones que participaba en los trabajos de búsqueda y rastreo de la zona del accidente, que lo trasladó hasta el puerto de Ferrol, donde, desde donde será llevado a un centro para realizarle la autopsia para determinar las causas del fallecimiento.

Los buzos que hallaron el cadáver de Marcos Rodríguez Cuperos, de 28 años, vecino del barrio ferrolano de Caranza, pertenecen al Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS).

En los trabajos de búsqueda del joven participaron miembros de Salvamento Marítimo de A Coruña y de la Guardia Civil del Mar, el helicóptero Helimer Galicia y dos embarcaciones de Salvamento Marítimo de A Coruña, la Cruz Roja, la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao y Protección Civil y la Policía Local de Ferrol.

Al parecer, el joven se encontraba en los acantilados de esta zona rocosa al norte de Ferrol, en las inmediaciones del puerto exterior junto a su padre, recogiendo marisco en las rocas, cuando por causas que se desconocen todavía, cayó al mar.

En cualquier caso, las primeras investigaciones apuntan a que Marcos pudo haber perdido el equilibrio ante el peso de los percebes, lo que provocaría su caída desde el acantilado.

El aviso de su desaparición lo dio un particular al servicio de emergencias 112, momento en el que se inició la búsqueda.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE A CORUÑA