Buena parte de las 169 propuestas concretas que el PNV y Ezker Batua presentaron hace justo un año cuando se constituyó el Gobierno local de Bilbao todavía no han pasado del papel a la realidad.

Y, entre ellas, hay tres grandes bloques de materias que, ya sea por falta de tiempo o dinero, obtienen un suspenso. Son vivienda, la mejora de la accesibilidad a los barrios altos y las políticas de empleo y algunos asuntos sociales.


LOS PUNTOS DÉBILES

Vivienda El pacto de Gobierno establece la construcción de 5.000 nuevas viviendas, la mitad de VPO, pero la mayoría de ellas dependen de grandes planes urbanísticos, como Zorrozaurre o Garellano, aún muy verdes y que tardarán todavía varios años en salir adelante. La sociedad Viviendas Municipales ha anunciado 1.137 pisos, pero no estarán finalizados hasta 2011.

Accesibilidad Llegar a los barrios más alejados con ascensores o rampas mecánicas fue otra de las promesas del equipo de Azkuna. Pero, de momento, sólo se ha encargado un estudio para analizar las necesidades.

Empleo y asuntos sociales El gran programa de empleo para colectivos con dificultades de inserción llegará más tarde de lo previsto. Será a finales de este año, según explicó el concejal del área, Jon Sustatxa. Faltan también el plan de inmigración y más recursos sociales para la infancia y para personas mayores.

"Gobiernan de espaldas al vecino"

El portavoz socialista en Bilbao, Txema Oleaga, criticó con dureza el año de mandato de PNV y EB. Los acusó de gobernar de espaldas a los vecinos y de "aplicar el rodillo" sin exponer ideas nuevas. El suspenso del Gobierno municipal se plasma, según Oleaga, en ocho puntos: vivienda, aparcamientos, acción social, empleo, seguridad, deporte, medio ambiente y mercados. 

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BILBAO