Plaza Mayor de Castellón
Plaza Mayor de Castellón FLICKR

El Ayuntamiento de Castellón ha presentado el proyecto de remodelación de la plaza Mayor de la ciudad, que contempla eliminar los bordillos de las aceras, colocar bancos de piedra natural y árboles en maceteros, así como un laberinto de mármol, un plano del Castellón Medieval y una maqueta de los edificios situados en la plaza.

La Dirección General de Patrimonio de la Generalitat Valenciana sufragará la inversión de la remodelación -que asciende a 1.600.000 euros-, cuyo proyecto está en fase se supervisión por parte de la Conselleria de Infraestructuras.

La reforma afectará también a los espacios vinculados con la plaza Mayor, como la calle Arcipreste Balaguer, el pasaje José García, la calle Vera y el vial perimetral de la plaza Santa Clara. En estas calles desaparecerán los bordillos con el fin de evitar las barreras arquitectónicas.

 

Desaparecerán los bordillos para eliminar barreras arquitectónicas



"Se trata de una solución clásica y las calidades de los materiales son un valor añadido", ha dicho Javier Moliner, quien también ha explicado que los espacios contarán con piedra caliza de Ulldecona de 30 x 15 centímetros y con un espesor de 8 centímetros, lo que permitirá el acceso puntual de vehículos pesados.

Además, en el espacio central de la plaza Mayor se colocará piedra caliza de Borriol de 60 x 60 centímetros de 10 centímetros de espesor.

El vicealcalde ha afirmado que la fuente de la plaza se mantendrá en su ubicación actual -en el centro- y ha dicho que se repondrán los elementos en mal estado y que se actuará sobre su maquinaria interna.

En el inicio de la calle Vera, se mantendrá el adoquinado actual y se repondrá el del pasaje José García.

Un laberinto, un plano y una maqueta

Además, enfrente de la catedral, se colocará la reproducción de un laberinto de mármol blanco y negro; junto a la plaza del Mercadillo y sobre el pavimento, se instalará una reproducción del plano de Viciana del Castellón medieval, mientras que junto al Fadrí se colocará una reproducción en bronce y en relieve de los edificios de la plaza Mayor.

Según ha explicado Moliner, estos elementos servirán para dar información sobre los monumentos situados en la plaza.

El plazo de ejecución de la actuación será de tres meses, según ha dicho Moliner, quien ha explicado que la remodelación favorecerá un cambio en los usos de la plaza, ya que se dará mayor prioridad a los peatones