Dos jóvenes han sido condenados a un año de cárcel y a pagar una indemnización conjunta y solidaria de 1.680 euros por pegar a otro chico una brutal paliza.

Ambos han sido condenados por un delito de lesiones que, según la sentencia, se ha considerado probado tras el juicio celebrado en la ciudad.

Durante el juicio, los dos acusados negaron haber sido los autores de dicha pelea, en la que la víctima acabó con un diente roto, una herida incisa en la ceja y una brecha en la región occipital, informó Europa Press.

Así, uno de ellos explicó que iba al volante de su coche junto con el otro acusado y un menor y que vio la pelea al parar en el cruce entre el edificio de Correos y San Vicente.

"Me limité a bajarme del coche para separar a los contendientes y luego me fui porque estaba mal aparcado", sostuvo el acusado.

Por su parte, su compañero de banquillo, alegó que se encontraba muy bebido y que no se acordaba de nada. Aún así, reconoció que la trifulca se inició porque desde la ventanilla del coche llamó "gay" al lesionado, a quien no conocía de nada.

El agredido confesó no ser capaz de identificar a sus agresores puesto que sólo sintió un fuerte golpe que le hizo caer al suelo como un saco y perder el conocimiento. Cuando me desperté ya había llegado la policía", indicó.

El testimonio que fue tomado como principal prueba fue el aportado por un amigo del agredido que presenció los hechos, casualmente policía nacional. Él, y sin ningún género de dudas, reconoció a uno de los acusados como el autor del "tremendo puñetazo" que hizo caer a la víctima y al otro como el joven que no paró de "repartir patadas a diestro y siniestro" desde que se bajó del coche.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALLADOLID