Tan sólo un 7,2% de los vascos considera la inmigración como un problema, aunque un 63,3% de los ciudadanos opina que los extranjeros se benefician "excesivamente" del sistema de protección social y la mayoría tiene una percepción "exagerada" del número de inmigrantes que hay en Euskadi.

Estos datos se reflejan en el barómetro sobre "Percepciones y actitudes hacia la población inmigrante extranjera" realizado por segundo año consecutivo por el Observatorio Vasco de Inmigración, en base a 2.412 encuestas realizadas entre abril y mayo de 2008 en Vizcaya, Álava y Guipúzcoa.

La inmigración un problema para el 7,2% de los vascos, muy por detrás del paro (54,4%), de la vivienda (42,9%) y de ETA (42,5%)
La inmigración es citada como un problema por el 7,2% de los vascos, muy por detrás del paro (54,4%), de la vivienda (42,9%) y de ETA (42,5%).


Un 55,7% de la población vasca afirma que es bueno que la sociedad esté formada por diferentes culturas, etnias y religiones y el 65,1% estima que las prácticas religiosas de los inmigrantes "no ponen en peligro" el estilo de vida de los ciudadanos de la comunidad.

Asimismo, el 59% de los consultados no es partidario de que las personas extranjeras deban abandonar su cultura y costumbres para ser plenamente aceptadas, aunque el 65,5% declara que la plena aceptación de los inmigrantes exige la renuncia de los aspectos de la religión o culturales que entren en conflicto con la legislación.
La sociedad vasca, según el barómetro, es mayoritariamente partidaria de que toda la población extranjera tenga acceso a la asistencia sanitaria y a la educación.


En esta línea, un 87,1% piensa que los vascos no tienen que renunciar a sus costumbres y tradiciones para lograr una mejor convivencia en Euskadi.

La sociedad vasca, según el barómetro, es mayoritariamente partidaria de que toda la población extranjera tenga acceso a la asistencia sanitaria y a la educación.

No obstante, sólo un 14,3% opina que todos los inmigrantes deberían tener acceso en las mismas condiciones que los autóctonos a las viviendas de protección oficial, y la sociedad se decanta mayoritariamente por restringir los servicios y derechos sociales a los extranjeros regularizados.

Según las conclusiones del estudio, la mayor parte de la población no siente amenazada su identidad vasca ni el euskera por la llegada de los inmigrantes, aunque en general estima que el 16,8% de los que viven en Euskadi son extranjeros, frente al dato real, que se sitúa en el 5,4%.

El 44,7% afirma que la inmigración afecta negativamente a la seguridad ciudadana


Así, un 78,9% cree que el número de extranjeros es "demasiado o bastante", un porcentaje que desciende al 59% cuando los consultados conocen el dato real de los inmigrantes que residen en el País Vasco.

Además, los resultados del estudio concluyen que la población vasca sigue manteniendo ciertos estereotipos "falsos" y "prejuicios negativos" ante la inmigración extranjera y, así, el 63,3% está de acuerdo en que se benefician "excesivamente" del sistema de protección social y el 44,7% afirma que la inmigración afecta negativamente a la seguridad ciudadana.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BILBAO