"Alejo, veinticinco años escondido en una cueva"... Así presentaba ayer anoche en el escenario Ariel Rot a su fiel compañero de aventuras "desde los diez años", el eterno Estivel. Amigos y sin embargo músicos, volvían a verse las caras, guitarra y micrófono en mano, para presentar, por ejemplo,
un disco recopilatorio.

El grupo tocó ante un público invitado, curioso, pero dispuesto
Fue como un sueño hecho realidad para muchos (y muchas). La banda Tequila cantando de nuevo sus canciones de siempre y firmando un ensayo general de cara a la gira que les verá renacer de sus cenizas. Fue en Madrid, en la sala de fiestas por excelencia, Pachá, y ante un público invitado, curioso pero dispuesto.

Pasaban las 21.30 horas y Micky Nadal, el simpático colaborador de Sé lo que hicisteis..., hacía breve monólogo de presentación escuchado a medias y poco atinado. No era la estrella. Enfundado en unos pantalones rojos pitillo, una camisa azul y un sombrero, Alejo se hizo con el espacio, como si pasara por allí.

Necesitan aún unas tardes, pero encajarán. Tras la retirada discreta de Felipe Lipe, José Luis Hernández se ha hecho cargo del bajo y de una chupa roja para entonar. Josu García, Daniel Griffin y Mauro Mieta se han embarcado también en el proyecto, un nostálgico embrollo que les puede volver a dar satisfacciones.

Ariel Rot se lo pasó en grande

El que se lo pasó de verdad bien fue Rot, haciendo virguerías con su instrumento. Estivel, en su estilo, más arrastrado, acusaba flacidez vocal; nada que no pueda resolverse. En la platea, fervientes amigos y colegas seguían el concierto. Coque Malla brincaba como un descosido; Carlos Tarque se contenía.

No fue hasta 'Que el tiempo no te cambie' cuando comenzó a vibrar aquello
También andaban por allí Jaime Urrutia, Fito, algún actor de televisión, etc. Empezaron con Rock and Roll en la plaza del pueblo, pero no fue hasta Que el tiempo no te cambie cuando comenzó a vibrar aquello. Quiero besarte hizo al respetable moverse, Dime que me quieres les entusiasmo, y Salta, les enfervorizó.

Tocaron algo más de una hora, con tres bises apoteósicos (ese Me vuelvo loco...). Y quedaron las ganas de haberles escuchado más, en vivo, como antes, como siempre. Hasta aquellas infiltradas con look a la moda, presumiblemente clientas habituales del local, que no se sabían las letras, disfrutaron. Y los de sonido, y los camareros.

Habrá que verles en formato grande, para empezar, en el BBK Live Festival el próximo 6 d ejulio. Le siguen conciertos en el Palau Sant Jordi el 4 de septiembre, el 19 en el Biker Festival de Moralzarzal, en Madrid, el 20 en Guadalajara, el 4 de octubre en el Palacio de los Deportes de Madrid y el 10 en Zaragoza.