Un interno de la prisión Tenerife II falleció el pasado viernes a bordo del barco que cubre la línea de Tenerife a Cádiz. El preso, de 26 años y natural del municipio grancanario de Arucas , era sometido a un traslado forzoso para atender una requisitoria judicial en Ávila.

El joven cumplía condena por robo.

El fallecido cumplía condena por robo en Tenerife II y, durante el desplazamiento a Cádiz, se encontraba bajo custodia.

La familia del joven no tuvo conocimiento de su muerte hasta el pasado lunes, tres días después del fatal suceso, cuyas causas aún no han sido desveladas por las autoridades penitenciarias.

La página web del periódico Canarias7 publica hoy unas manifestaciones de un cuñado del preso, contrariado tras conocer que el traslado del cadáver tendrán que costearlo de su propio bolsillo.

"Nos dicen que tenemos que pagar nosotros el traslado del cuerpo desde la Península y que, luego, si presentamos el recibo, Instituciones Penitenciarias nos reintegrará 1.800 euros. Pero en la Funeraria nos dicen que el traslado cuesta 7.000 euros, suma que no tenemos», señaló.

La familia tampoco conoce aún las causas del fatal desenlace. «La policía judicial de Cádiz nos dijo primero que tenía alzheimer y después que había sufrido una hemorragia interna porque tenía una enfermedad grave». El Juzgado de Instrucción número 4 de Cádiz es quien está llevando toda la investigación.

 

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE TENERIFE