Retraso del tren
Billete que muestra el retraso, de más de una hora, del tren que cubría la línea Salamanca-Valladolid. FEVESA
La Federación de Asociaciones de Vecinos de Salamanca, Fevesa, ha manifestado su malestar por los últimos incidentes ocurridos en las líneas ferroviarias de Salamanca, tras conocer la avería que sufrió, el lunes 23 de junio, el tren que cubre el recorrido Salamanca-Valladolid y que obligó a los pasajeros a abandonarlo.

Fevesa recordó que ayer el TRD de la línea Salamanca-Madrid también se estropeó a su paso por Peñaranda, por lo que consideran que la situación es ya "inaguantable".

En esta ocasión, según explicó uno de los pasajeros a Ical, el tren con destino a Valladolid de las 13.48 horas, tuvo que parar en Gomecello y los pasajeros tuvieron que esperar una hora a que llegara otro desde Salamanca, con los problemas que supone para aquellos que tienen que hacer trasbordo y coger otras líneas, denunció.

Solicitarán una reunión urgente con el Subdelegado del Gobierno y con el presidente de Renfe

Por este motivo, el presidente de Fevesa, José María Collados, informó que "solicitarán una reunión urgente con el Subdelegado del Gobierno, Jesús Málaga y con el presidente de Renfe, José Salgueiro Carmona, para pedirles explicaciones sobre estos continuos incidentes y exigirles que se solucionen cuanto antes para dejar de ocasionar estos problemas a los ciudadanos".

Larga lista de incidentes

A estos incidentes, añadieron que hay que sumar "los incendios de los últimos meses y otros problemas continuos como falta de limpieza, mal funcionamiento de los indicadores y las averías del aire acondicionado".

Asimismo manifestaron que Fevesa considera "lamentable" que en pleno siglo XXI existan unas comunicaciones propias del siglo XIX" y anunció que "no descarta realizar futuras movilizaciones en las que se exija una mejora sustancial de este servicio tan esencial para los vecinos y vecinas de Salamanca".

Finalmente, Fevesa animó a los vecinos afectados a denunciar lo ocurrido, poner hojas de reclamaciones y acudir a la sede de la Federación para recibir asesoramiento.