Unas 100.000 personas disfrutaron ayer en las playas de la ciudad de la noche más mágica del año, la de San Juan, que, pese a todas las recomendaciones de Bomberos y Protección Civil, se saldó con cientos de heridos. En concreto, los voluntarios de Cruz Roja tuvieron que atender a 284 personas por diversas causas, desde quemaduras a intoxicaciones etílicas o cortes.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, las incidencias fueron de pequeña magnitud, sin que fuera necesaria la asistencia de personal sanitario. Con todo, Cruz Roja sí trasladó a centros médicos a 60 personas con quemaduras más graves y con intoxicaciones etílicas de importancia.

La fiesta, que se vivió con especial intensidad en las playas de Riazor y Orzán, dejó toneladas de basuras en los arenales, que los efectivos de limpiezan comenzaron a retirar a primera hora de la mañana para garantizar a mediodía el acceso a las playas a los bañistas.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE A CORUÑA