En tiempos de sequía hay que cerrar el grifo. El primero en hacerlo ha sido el área de Mantenimiento de la capital, que ha puesto en marcha un nuevo sistema que permitirá ahorrar a la ciudad el consumo de cerca de 36.000 litros de agua potable al día.

Para ello, el Ayuntamiento ha cambiado el sistema de trabajo del baldeo de calles por parte de los operarios de la empresa concesionaria de la limpieza (Inagra).

Hasta ahora, los vehículos portaban agua potable procedente de la red de abastecimiento de la capital: "Con ella se limpiaban las calles pero este sistema no podía seguir funcionando en una situación de sequía técnica", en palabras del responsable del área, Vicente Aguilera.

El nuevo sistema se basa pues en una cuba, de 12.000 litros de capacidad, que suministrará a las baldeadoras con agua no potable de los pozos habilitados en la capital. "La cuba se situará en el centro y los vehículos (un total de seis) repostarán allí el agua necesaria para el baldeo de las calles", según el edil.

"Este sistema es más costoso pero nos permitirá ahorrar agua, que es nuestro principal objetivo", apostilla Aguilera. Así las cosas, la cuba se empleará para limpiar "principalmente, las zonas históricas" cuya limpieza exige "echar agua, además de barrer.

Pilares controlados

Por otra parte, Mantenimiento recuerda que "ya hay en marcha otras medidas" encaminadas a reducir el consumo de agua potable. Entre ellas, temporizadores en los pilares de la ciudad (20), que interrumpen el suministro entre las 23 y las 11 horas.

El riego por goteo en los jardines "es otro de los aciertos", a juicio de Aguilera, quien no descarta cortar el agua de las fuentes "si fuese necesario". En este sentido, el edil recuerda que en ellas (hay 98 fuentes ornamentales en la ciudad) "se utiliza agua reciclada, que puede durar entre tres y seis meses".

Sin agua por 'la roja' 

En otro orden de cosas, el edil de Mantenimiento ha anunciado que el próximo jueves dejarán sin agua la Fuente de las Batallas para evitar posibles desperfectos si la selección española pasa a la final de la Eurocopa.

Con ello, el Consistorio pretende disuadir a aquellos que quieran festejar el posible pase de 'la roja' a la final, teniendo el cuenta los "desperfectos que causaron en la madrugada del lunes y que costaron a la ciudad 4.500 euros".

De igual forma, el Ayuntamiento ha preparado un dispositivo especial de seguridad para "disuadir a quienes intenten bañarse" en otras fuentes de la ciudad en caso de que se produzca la victoria de los españoles.