La Policía Nacional ha desarticulado, en una operación iniciada en marzo, una organización de narcotraficantes ubicada en la Cañada Real Galiana, en la que se incautó la mayor cantidad de heroína del 2008, con la intervención de 28 kilos de estupefacientes, cinco armas largas, dos pistolas y 187.000 euros en efectivo.

Se detectó en Madrid una partida de droga con destino a los distribuidores de Valdemingómez

En la operación han sido detenidas seis personas, entre las que se encuentra el responsable en España del grupo proveedor, de origen turco, el responsable en Turquía que se había desplazado a España para supervisar la transacción y los encargados de la distribución del estupefaciente en los distintos 'puntos negros' de la comunidad de Madrid. Estos últimos, además de proporcionar la heroína a otros traficantes situados en escalones inferiores, disponían de su propio "mostrador" en la Cañada Real Galiana de Valdemingómez.

La investigación, realizada por la Brigada Central de Estupefacientes de la UDYCO de la Comisaría General de Policía Judicial, se inició el pasado mes de marzo sobre un grupo encabezado por varios individuos de origen turco afincados en nuestro país que, al parecer, se dedicaban a introducir y distribuir en Madrid importantes cantidades de heroína.

El operativo policial se activó tras detectarse la llegada a Madrid de una partida de droga con destino al grupo de distribuidores que operaba en Valdemingómez. El dispositivo se centró sobre el punto de recepción, manipulación y distribución que tenían en la Cañada Real.

Mucho dinero en una bolsa

Los primeros detenidos fueron E.F.B. y el representante de la organización turca en Madrid I.E., que utilizó documentación italiana presuntamente falsificada. Salían de un piso de seguridad situado en Madrid y, en el momento de su arresto, portaban una bolsa de grandes dimensiones en la que llevaban una importante cantidad de dinero.

Arrastró un cubo de basura que llevaba dentro 54 paquetes de heroína

Poco después, los agentes interceptaron y detuvieron en las inmediaciones de la Cañada Real a J.F.B. y a M.A.F.J., usuarios habituales de la vivienda donde distribuían la droga, a los que se intervino también una importante suma de dinero en efectivo.

Tras el arresto de J.F.B. y, como consecuencia de la intervención de alguno de los 'aguadores', los agentes que habían establecido un dispositivo policial para controlar la parcela de la Cañada Real observaron a un individuo que abandonaba el lugar de forma precipitada. En su huida arrastró un cubo de basura de los empleados por los servicios municipales de limpieza en cuyo interior portaba 54 paquetes de heroína prensada.

Finalmente, en un establecimiento hostelero del centro de la capital, fue localizado y detenido un varón de nacionalidad turca que se había desplazado expresamente desde Turquía para controlar el desarrollo de la importación.