Nunca un sujetador fue tan útil. Jessica Brown, una montañera estadounidense de 24 años, salvó la vida la semana pasada gracias a esta prenda después de pasar tres días herida y sola en los Alpes austriacos.

La historia comenzó cuando Jessica Brown se cayó por un barranco de la montaña que estaba escalando. La operación de rescate se puso en marcha pero nadie la encontró. Los equipos de salvamento llegaron a darla por muerta: después de tres días soportando bajísimas tempraturas, nadie pensaba que fuera a salir adelante.

Pero Brown se resistió a morir: lanzó su sujetador de deportes a la cabina de un teleférico no tripulado que transportaba material a la cumbre de la montaña. Los trabajadores recibieron la señal y la fueron a buscar. Un miembro del equipo de rescate afirmó: "Esto es mejor que lanzar una bengala".