Primera iglesia
Según las teorías, Jesucristo pasó parte de su vida en Jordania. (EFE) EFE

No lejos del mítico río Jordán un grupo de arqueólogos acaba de descubrir una gruta que no sólo definen como la primera iglesia del mundo, sino que además aseguran que el mismo Jesucristo se refugió allí con sus discípulos. Así lo afirma el arqueólogo Abdul Qader Hosan, director de las excavaciones que sacaron a la luz esta pequeña gruta cuyo origen se remonta al siglo I de nuestra era, en la población agrícola jordana de Rihab, conocida como "el pueblo de las treinta iglesias".

Las evidencias indican que esta iglesia dio cobijo a Jesús y a sus discípulos

"De acuerdo con los indicios que tenemos, creo firmemente que Jesucristo se encontraba entre los primeros cristianos que visitaron Rihab y la presencia de treinta iglesias en este pueblo es una clara señal de esto", dijo a Efe Hosan, director del Centro de Estudios Arqueológicos Rihab.

Para defender su tesis, el arqueólogo explicó que  "además, Jesucristo pasó parte de su vida en Jordania y de acuerdo con la historia autentificada estuvo en Anyara y Aylun, tan sólo a unos 30 kilómetros al norte" de Rihab. Según este investigador, los cristianos, acosados por los romanos de Jerusalén, buscaron refugio en grutas montañosas de la actual Jordania donde poder celebrar sus ritos.

Primera iglesia del mundo

Una de estas grutas, en el pueblo de Rihab, parece ser la más antigua de la que se tiene constancia. "Creemos que esta es la primera iglesia del mundo, donde los primeros cristianos vinieron a refugiarse cuando escaparon de la persecución romana en Jerusalén. Vinieron aquí para practicar sus rituales en secreto", aseguró el director de las excavaciones.

Esta pequeña gruta, situada en lo alto de una colina, se encuentra escondida bajo los cimientos de la iglesia de San Jorge, construida en el siglo III, como reza una inscripción. El origen de esta capilla subterránea, donde desde hacía siglos no entraba la luz, se remonta a tres siglos antes, a los años inmediatamente posteriores a la muerte de Cristo.

"Las evidencias que tenemos indican que esta iglesia dio cobijo a Jesús y a sus discípulos y que fue construida entre los años 33 y 70 d.C." (es decir, todavía en vida de Cristo y en los años inmediatamente posteriores a su muerte), comenta Hosan. En la actualidad, el equipo de arqueólogos que encontró este primitivo templo se ha lanzado a la búsqueda de nuevas pruebas que puedan afianzar la teoría que defienden.