Ahmadineyad acusa a EE UU
El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadineyad, en la Universidad de Columbia. Shannon Stapleton / Reuters
El Gobierno de EE UU se declaró el lunes satisfecho por la decisión de la Unión Europea (UE) de imponer nuevas sanciones a Irán ante la negativa de este país a poner fin a sus actividades nucleares. El portavoz del Departamento de Estado, Tom Casey, afirmó en su rueda de prensa diaria que las sanciones demuestran que la comunidad internacional es "seria", a la hora de aumentar la presión contra Irán si este país no renuncia a enriquecer uranio.

"Desde luego nos gustaría ver que Irán elige el otro camino, suspende sus actividades para el enriquecimiento (de uranio) y se sienta a la mesa de negociaciones", declaró el portavoz. Ante la negativa de la República Islámica a aceptar los incentivos que le ofrece la comunidad internacional a cambio de su renuncia, "esperamos ver un aumento de la presión diplomática y esta acción por parte de la Unión Europea es parte de ello, y ciertamente le damos la bienvenida", agregó.

La UE aprobó el lunes nuevas sanciones contra entidades y personas iraníes, entre ellas el Banco Melli, la principal entidad bancaria de ese país, dentro del marco establecido por las Naciones Unidas para penalizar a Irán por su programa nuclear.

EE UU aplaude con reservas la decisión de la UE de levantar las sanciones a Cuba

Las sanciones impiden que las entidades efectúen actividades económicas en territorio comunitario, con una congelación de los bienes que puedan tener en la UE, y prohíben que las personas afectadas puedan entrar en la Unión, dijeron funcionarios de ese bloque.

El secretario de Estado adjunto para Asuntos Hemisféricos, Thomas Shannon, aseguró que Estados Unidos está complacido por la decisión de la Unión Europea (UE) de levantar las sanciones diplomáticas. Pero más importante que el levantamiento de esas medidas son las condiciones o marcadores que la UE ha impuesto a Cuba, manifestó Shannon en una conversación con periodistas.

La UE aprobó en Bruselas levantar esas sanciones tras un acuerdo político adoptado en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la pasada semana. "Hemos visto una participación cada vez mayor de los países europeos en el debate sobre la situación en Cuba, un debate que ha sido dominado por España en los últimos años. Esto ha creado un consenso", señaló Shannon.