El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, apuesta por contener el gasto público para favorecer la estabilidad presupuestaria y así hacer frente al "frenazo" del crecimiento de la economía. En la presentación del Informe Económico anual, Zapatero anunció que en 2009 se rebajará un 30% la oferta de empleo público, que los altos cargos de la Administración se congelarán los sueldos y que el gasto corriente se incrementará sólo en un2%.

Zapatero anuncia la reducción de un 30% de la oferta de empleo pública para 2009
Además, anunció la entrada de empresas privadas y de las comunidades autónomas en la gestión aeroportuaria, actualmente en manos de AENA, mientras que anunció un paquete de 58 medidas para
aliviar trámites burocráticos a las empresas.

Para impulsar la economía, el Gobierno también ampliará el apoyo a la financiación de las pymes, pondrá en marcha un plan renove para favorecer la rehabilitación de viviendas y edificios turísticos, con un coste de 2.500 millones, y un plan para financiar con créditos blandos la sustitución de coches de más de 15 años por otros nuevos.

Crecimiento por debajo del 2%

En su alocución, Zapatero ha reducido la previsión de crecimiento de nuestra economía para este año. Sin dar un número concreto, el presidente ha adelantado que se quedará "por debajo del 2%", lo que supone una drástica reducción respecto a las estimaciones iniciales, que superaba el 3%, y de la corrección del ministro de Economía, Pedro Solbes, que habló de un crecimiento del 2,3 por ciento. Lejos de este optimismo, otras instituciones ya habían dado unas previsiones mucho más bajas que las del Gobierno, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), que cifró su previsión en un crecimiento del 1,8%.

Hemos pasado de crecer a un buen ritmo a sufrir una fuerte ralentización, casi un frenazo

Zapatero ha dicho que la economía española "ha pasado de crecer a un buen ritmo para sufrir una fuerte ralentización, casi un frenazo" en la presentación de su segundo Informe Económico en la sede del Consejo Económico. Las causas señaladas por el presidente son "el enfriamiento de la economía internacional" e internamente, "un ajuste del sector de la construcción".

Optimismo pese a la situación

Tras admitir que los ciudadanos pasan "dificultades económicas", mostró confianza en la situación de partida del país en esta crisis, que a su parecer durará "meses". En su discurso comparó la situación actual con las recesiones de 1993 y 2002. El presidente dijo que la diferencia ahoar es que hay superávit en las cuentas, la tasa de paro (9,6%) es inferior y las tasa de ocupados, mayor (20 millones).

Zapatero aludió en estos momentos a la responsabilidad del Gobierno y también a la de los interlocutores sociales (las patronales CEOE y Cepyme y los sindicatos CC OO y UGT) a quienes reiteró su voluntad de alcanzar acuerdos en esta legislatura, para "superar esta situación complicada", dijo.