Un dentista italiano publicó un anuncio en un conocido portal de servicios en internet ofreciendo sus servicios de forma gratuita a cambio de sexo. Según decía el texto, el hombre, de 40 años, ofrecía "arreglos dentales de altísimo nivel a señoras y señoritas de buena presencia y que sepan valorar sus cualidades".

El caso fue descubierto por una periodista del diario Il secolo XIX, que se hizo pasar por una clienta para comprobar si lo publicado en el anuncio era cierto. Para ello, grabó con cámara oculta una conversación con el dentista, a quien se le puede observar en las imágenes que reconoce la estafa hasta el punto de saber que podría ser detenido, aunque asegura que "siempre puedo decir que todo es mentira".

A raíz de este escándalo, el presidente de la Comisión de dentistas, Giuseppe Renzo, señaló que se tomarán "medidas" para que no vuelva a repetirse un caso similar, ya que es una "humillación a la imagen femenina".