Ni las medidas sociales anunciadas por la empresa, ni las supuestas alternativas para quien no quiera trasladarse, han traído un ápice la tranquilidad a la plantilla de Altadis en Cádiz, cuya fábrica de ligas (lo único que quedaba en la ciudad de la antigua Tabacalera después del cierre de la fábrica de puros) pasará de tener 300 trabajadores a sólo 62, después de la reestructuración definida ayer por Imperial Tobacco.

Aún queda por despejar el futuro de Logista, de la que Imperial Tobacco no posee todas las acciones

Según detalló a 20minutos.es el portavoz en Cádiz de la Asociación de Trabajadores Tabaqueros (ATT), Andrés Butrón, lo que se plantea ahora es la posibilidad de ampliar el quinto expediente de regulación de empleo (ERE), o hacer otro nuevo. Pero por la información que maneja, la nueva propietaria británica de la tabaquera pretende que se acojan a la prejubilación todos los que hayan cumplido 52 años al llegar a la fecha del 31 de diciembre de 2009. Cuando alcancen los 62 años se jubilarán.

Sin embargo, la prejubilación no es, ni mucho menos, la gallina de los huevos de oro. Andrés Butrón asegura que la plantilla gaditana es joven y que la media de edad se sitúa por debajo de los cincuenta años. Así, según sus cálculos, el 30 por ciento de los más de 230 afectados por el reajuste de plantilla no podrá acceder a la prejubilación.

¿Tendrán que trasladarse entonces a Logroño, Santander o Palazuelo, después de que cierre a cal y canto la fábrica de Alicante? ¿O tendrán verdaderas perspectivas las "bajas incentivadas" anunciadas por la empresa?

La plantilla no ha confirmado todavía lo que piensa hacer al respecto. Andrés Butrón apuntó con tono de gran preocupación que de momento seguirán recibiendo información y después "ya veremos que actuaciones vamos emprender".

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CÁDIZ