Clases de salud en remojo

Los jóvenes de Fuenlabrada reciben cursillos sobre sexualidad, drogas y trastornos alimentarios en la piscina municipal.
Ambiente distendido. Un grupo de jóvenes, escuchando al monitor con un condón en la mano.
Ambiente distendido. Un grupo de jóvenes, escuchando al monitor con un condón en la mano.
Jorge París
En Fuenlabrada hay 60.000 jóvenes, de ellos 14.000 son adolescentes. Muchos creen que lo saben todo, y más aún de sexo, pero la mayoría de las veces tienen dudas que les cuesta reconocer, aseguran los expertos. Este verano, como se hace desde 1994, muchos las resolverán en bañador, en la piscina municipal.

Allí un grupo de monitores habla sin tapujos y «con  sensibilidad» sobre las enfermedades de la salud, desde los trastornos alimentarios (anorexia, bulimia) hasta el uso de sustancias adictivas, pasando por métodos anticonceptivos. Incluso hay uno dedicado a los cambios en la pubertad para chicos entre 10 y 14 años.

«Incidimos en la educación afectiva, por el respeto  a uno mismo», explica la concejala de Juventud, Rocío López, quien destaca que estos cursillos de media hora tienen éxito, puesto que se realizan «en un ambiente lúdico y no evaluativo». Para Urbano Barrientos, psicólogo, es esencial sentirse cercano a los jóvenes, en particular a las chicas, «que sepan hasta dónde pueden ceder en las relaciones».

Los cursos se imparten de lunes a viernes. Deben inscribirse por la mañana en el mostrador de la bibliopiscina, en el mismo recinto.

Aquí te pillo

Entrevistados el sábado en tribunal

Manuel Marco. 20 años, masajista

«En Lavapiés no limpian las calles porque es un barrio de inmigrantes». «En la plaza donde nos juntamos a jugar al fútbol y al básquet estamos rodeados de basura. Es el lugar de reunión para las familias y estamos entre la porquería. Hemos llamado al Ayuntamiento, y no nos hacen caso. En el barrio hay mucha Policía, pero poca atención a los vecinos»

Reyes Sedano. 31 años, fotógrafa

«Madrid es como una estación de autobuses». «Aquí llegan mil buses con gente que viene a realizar sus sueños y, a la vez, se marchan otros mil con sueños rotos. Me llena casi todo de esta ciudad donde hay tantas cosas. Soy positiva, busco la calidad de mi propia vida. Incluso a 40 grados soy feliz».

Soledad Aragunde. 22 años, estudiante

«España es un país muy bien organizado». «Estoy de vacaciones aquí una semana. Regreso a Argentina y me llevo una imagen linda del país, con mucho respeto hacia las personas. Siempre defenderé a mi nación, pero estamos bastante mal. Yo no me puedo quejar, pero no todos tienen mi suerte.»

Manolo Polonio: 22 años, herrero

«Soy ‘heavy’ desde los 6 años». «Toco la guitarra en el grupo Project. Estamos a punto de editar un disco. El heavy es un tipo de música y un estilo de vida que da libertad, sin ataduras. Por eso me veo igual a los 40, a los 70 y hasta que me muera».

Mostrar comentarios

Códigos Descuento