La crisis ha llegado pero no para todos de la misma manera. El Senado adjudicará en septiembre un concurso de servicios de telefonía móvil con un presupuesto base de 2.045.858 euros, que asegura que sus señorías estarán a la última en lo que a comunicaciones se refiere. El concurso del Senado, cuyo plazo de ejecución es de dos años, coincide con otro similar del Congreso de los Diputados, en el que se renovarán los servicios de telefonía móvil fija y otras comunicaciones, con un presupuesto notablemente inferior: 1,5 millones de euros.

En la actualidad el Senado dispone de 237 líneas móviles operativas

La Cámara Alta pretende adquirir 725 terminales, de los que 300 unidades serán de gama alta con prestaciones PDA (acceso al correo electrónico, agenda, contactos y navegación por Internet) y sus correspondientes accesorios, entre los que se incluyen auriculares, cable de conexión al PC, una tarjeta de memoria de cuatro gigas y un kit de coche para que los senadores puedan hablar mientras conducen y carguen el móvil en la clavija del mechero si lo precisan. Las 425 unidades restantes deberán ser aparatos básicos para uso claramente telefónico, que pesen poco y tengan baterías de larga duración.

237 líneas móviles operativas

En la actualidad el Senado dispone de 237 líneas móviles operativas, que pretende convertir en 425, con tarjetas SIM para voz y datos para instalar en otros tantos terminales, y contratará otras 300 líneas de datos GSM/3G/UMTS con tarjeta SIM para instalar en los ordenadores portátiles de los que disponen los senadores. Y como la Cámara está en todo, exige que el adjudicatario asegure un stock de terminales del 5% con sus tarjetas correspondientes para permitir la sustitución rápida o la activación de nuevas líneas.

Para hacernos una idea de lo que hablan los senadores -factura que pagamos todos los españoles-, el Senado ha estimado que a través de sus 237 móviles se han mantenido conversaciones el pasado año durante más de 1.155.000 minutos, entre llamadas a fijos, móviles y hasta por el uso de la información telefónica.

El Senado, obviamente, no está en crisis, y menos si se compara con la Cámara Baja, cuyo presupuesto de gasto es inferior en medio millón de euros, y no sólo para telefonía móvil sino para comunicaciones fijas y de datos. El Congreso prevé en telefonía móvil que estarán activas no menos de 400 líneas. Por si sirve de comparación, los datos anuales de tráfico telefónico en móviles alcanza la friolera de 6,6 millones de minutos.