Alcalde de Estepona
Antonio Barrientos, en una imagen de archivo. EFE

El alcalde de Estepona, Antonio Barrientos (PSOE) preside un Ayuntamiento salpicado por polémicas (muchas de ellas urbanísticas), y aunque llegó al cargo en un pacto contra el grupo que fundó Jesús Gil, acabó aliándose con sus ex integrantes.

Este médico alergólogo de 47 años, que ha pactado en su trayectoria con todos los partidos políticos para gobernar esta destacada ciudad de la Costa del Sol próxima a Marbella, ha mantenido polémicas con la dirección socialista por algunas decisiones que ha tenido que rectificar.

Unos cuantos han confundido lo público con lo privado para enriqucerse"

Cuando saltó el
caso Malaya sobre corrupción en el Ayuntamiento marbellí, Barrientos llegó a comentar que "unos cuantos han confundido lo público con lo privado para enriquecerse" y que "si hay alguien que haya metido la mano en la caja, le caiga todo el peso de la ley" y lamentó que se "criminalizara" el urbanismo.

Uno de los quebraderos de cabeza que dio el alcalde a su partido se produjo en 2005, cuando fue instado a suspender la aprobación de trece convenios urbanísticos por valor de 24 millones de euros dos días antes de la entrada en vigor de la nueva ley andaluza del suelo.

Tres meses después tuvo que intervenir en otro caso el propio presidente del PSOE y del Gobierno andaluz, Manuel Chaves, quien consideró disconforme con la política urbanística de la Junta la recalificación de más de 600.000 metros cuadrados de un parque de la naturaleza que había emprendido este Ayuntamiento. Dos días después, Antonio Barrientos tuvo que anunciar que decidía rechazar la propuesta de recalificación pese a que afirmó que se respetaba "la más estricta legalidad urbanística".

Él fue además uno de los tres alcaldes del PSOE que votó en mayo de 2006 contra el Plan de Ordenación del Territorio (POT) de la Costa del Sol Occidental presentado por la Junta de Andalucía.

Trayectoria política

Llegó al puesto en abril de 2001, en virtud de un pacto de gobierno en contra del GIL (que era el más votado) y que suscribieron PSOE, PP, IU y el PA. Tuvo que sustituir a su compañero de partido Antonio Caba, que dimitió de la Alcaldía al pedir para él la Fiscalía cinco años de prisión por una actuación de su despacho de abogados en un caso judicial en el que fue absuelto más tarde.

Cuando tomó posesión como alcalde pidió a los ediles un "examen de conciencia"

Antonio Barrientos, que iba en el sexto puesto de la lista del PSOE en 1999, tomó posesión como alcalde, según dijo, con "absoluta honradez y limpieza" en un acto donde pidió a los ediles "un examen de conciencia" antes de participar en decisiones públicas.

Poco más de seis meses duró en el cargo al prosperar una moción de censura contra él del PP y de ex integrantes del GIL. No obstante, logró volver a la Alcaldía tras las elecciones de 2003 por un pacto con el Partido Estepona (PES), grupo formado por los ex componentes del GIL y al que antes impidió gobernar, y con IU al que se sumó después el PA y que acabó abandonando IU al discrepar con el alcalde.

En los comicios de 2007 Barrientos encabezó la lista del PSOE, la más votada, aunque, al no alcanzar mayoría absoluta, pactó con PA e IU en un equipo al que se incorporó recientemente la única edil del grupo Estepona 2007 y ex alcaldesa del PP. Antonio Barrientos es secretario local del PSOE y uno de los delegados del socialismo malagueño al próximo congreso regional del partido tras haber ocupado el noveno puesto en la lista oficialista.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MÁLAGA