Las hipotecas y el alza de los precios están agobiando a los madrileños. Pero la crisis también tiene otros efectos, porque puede estar ayudando a mantener cientos de matrimonios con problemas de convivencia, que deciden seguir juntos para hacer frente a los apuros económicos.

Ante la crisis económica, las parejas deciden darse una segunda oportunidad

Durante el primer trimestre de 2008 se han registrado 4.496 divorcios en la región, 1.300 menos que entre enero y marzo de 2007, cuando se rompieron 5.796 matrimonios, según datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Esto supone un descenso del 22,4% en un año.

«Hacer frente a la hipoteca es un poderoso factor para no divorciarse», explica el sociólogo de la Universidad Rey Juan Carlos, Roberto Barbeito. «Ante la crisis económica, las parejas deciden darse una segunda oportunidad para salvar el bache», añade.

Efecto divorcio exprés 

La abogada matrimonialista Mercedes Hernández también cree que la crisis influye: «Habrá parejas esperando tiempos mejores para separarse, porque ahora no se puede vivir con un solo sueldo y comprar una segunda casa, y más si algún cónyuge acaba en el paro».

Las parejas se divorciaron en masa, ahora volvemos a cifras normales

Actualmente se rompen 49 matrimonios al día, mientras que el año pasado se divorciaban 64 parejas por jornada. Los expertos creen que seguirán descendiendo en el futuro a medida que empeore la economía. «A partir de ahora se va a notar más, la gente se va a pensar dos veces el divorcio, la crisis está ya encima», apunta Barbeito.

Otra razón de esta caída de las rupturas está en el fin del efecto de la ley del divorcio exprés, que permite romper el lazo matrimonial con más rapidez. «Desde 2005 estábamos en pleno boom de la ley exprés y las parejas con problemas se divorciaron en masa;ahora ya se ha calmado el panorama y volvemos a cifras normales», opina el sociólogo.