Este viernes comienza el quinto día de paro de los transportistas que han insinuado que podría durar 15 días más. Las tres organizaciones promotoras de los paros (Fenadismer, Confedetrans y Antic) continuarán de esta forma con las protestas al considerar "insuficientes" las medias ofrecidas por el Gobierno para contrarrestar la subida del gasóleo. La última decisión tomada es acudir hoy a Bruselas para presentar un documento reivindicativo ante la Comisión Europea junto con transportistas de Francia e Italia.

Los sindicatos rechazan las medidas de las empresas y piden negociar
Mientras, el paro se sigue percibiendo cada vez más en muchos ámbitos. Una de las consecuencias más graves es la medida que han tomado muchas fábricas de presentar, ante la falta de componentes, masivos expedientes de regulación de empleo (ERE) temporales para intentar salvar las numerosas pérdidas que supone pagar a sus plantillas sin producir nada. Los más afectados son los trabajadores y por ello la medida ha sido
rechazada categóricamente por los sindicatos que piden negociar.

En total, la medida afecta a casi 20.000 trabajadores de una decena de empresas, según informa el diario Público, una cifra que podría aumentar todavía ya que otras compañías están barajando tomar la misma decisión. De esta manera, si las administraciones aceptan los expedientes, los trabajadores estarán en paro y cobrarán la prestación de desempleo.

Una de las compañías automovilísticas más afectadas es Seat que ha presentado un ERE a 8.800 trabajadores "por causa de fuerza mayor y por una duración indeterminada". Por ejemplo, las cadenas de Martorell (Barcelona) funcionaron ayer al 40%. Mientras, la empresa automovilística Ford en Almussafes (Valencia) ha indicado que el proceso de solicitud de un expediente de regulación de empleo temporal para 3.000 trabajadores "sigue su curso" a pesar de que ayer por la tarde reanudara su producción, tras mantener paralizada la actividad durante dos turnos.

Más empresas afectadas

Otras empresas como Mercedes, Renault y Nissan también están afectadas. La primera paró ayer en Vitoria y tiene previsto volver hoy a funcionar mientras que la segunda detuvo toda la cadena en Villamuriel (Palencia) y de forma parcial en Valladolid. Nissan, después de presentar un ERE a otras 3.000 personas, señala que reactivará "gradualmente" la producción en sus plantas de Cataluña desde esta tarde.

Otras compañías de alimentación como las cárnicas Vega Mayor (Navarra), Incarlopsa (Cuenca y Toledo) y Campofrío (Soria); o la lechera Puleva en sus cuatro plantas de Granada, Lugo, Sevilla y Lleida también han tramitado varios expedientes se supondrían casi 2.000 despidos.